¿Qué es la biofilia en la Arquitectura?

¿por qué el diseño biofílico es relevante hoy en día?¿realmente necesitamos biofilia en el espacio?

¿Qué es la biofilia?


Formado a partir de la raíz griega “bio” (vida) y del sufijo “phile” (que ama), la biofilia es por lo tanto amando a los vivos. La biofilia que etimológicamente descrita, significa el amor por la naturaleza y la humanidad, fue utilizado por primera vez por el psicoanalista Erich Fromm (1964) y fue desarrollándose con el paso de los años de la mano de teóricos y estudiosos del tema. No es hasta 1972 cuando el diseñador y horticultor Everett Conklin relaciona de manera directa el término biofilia con el diseño en su artículo Man and Plants: a Primal Association, donde plantea la teoría de que el hombre está genéticamente programado para estar cerca y rodeado de espacios verdes y plantas en continuo crecimiento. Siendo uno de los pioneros en introducir las plantas dentro de los edificios modernos, fundamentalmente públicos, bajo la teoría de la conexión innata entre el ser humano y la naturaleza.


Esta evolución del empleo y reconexión con la naturaleza fue continuada por otros precursores como Edward O. Wilson quien en asociación con Stephen R. Kellert, desarrollan en su libro The biophilia hypothesis (1993) no solo la innata relación del ser humano con la naturaleza, sino de la necesidad de la reconexión con otros sistemas vivos, pero vinculada no solo a la explotación de los recursos del medio ambiente sino también a la influencia de la naturaleza en nuestro bienestar emocional, estético, cognitivo e incluso hasta en el desarrollo espiritual.

Diseño biofílico en Arquitectura


Durante la última década, la naturaleza y el diseño biofílico han recibido una amplia atención en la arquitectura, particularmente en respuesta a los crecientes desafíos ambientales. Sin embargo, quedan preguntas abiertas y controversias con respecto a la conceptualización y el tratamiento de la “naturaleza” en la práctica y la investigación.

¿Por qué el diseño biofílico es relevante hoy en día? Con una conexión disminuida con la naturaleza, una mayor presión sobre el espacio urbano y la presencia tecnológica omnipresente, se considera que existen menos oportunidades para recuperar nuestra energía mental y física.


En el caso directo con la arquitectura y el diseño, estudios han demostrado que incorporar elementos directos o indirectos de la naturaleza en el entorno construido reduce el estrés, mientras se aumentan la productividad y la creatividad, la concentración, el compromiso y las habilidades cognitivas de los trabajadores.


¿Realmente necesitamos biofilia en el espacio? La suposición moderna de que los humanos ya no necesitan asociarse con la naturaleza se revela en la práctica generalizada de ubicar a las personas en entornos artificiales y carentes de sentidos, con poco o ningún contacto con las fuerzas y estímulos naturales.


Es una tendencia un tanto reducida en pensamiento, asociar que la biofilia se trata solo de plantas. La aplicación obvia de la biofilia para ambientes interiores es la adición de vida vegetal. Pero esto es sólo el comienzo. La respuesta humana a los procesos naturales va mucho más allá y esto es palpable cuando se analiza la respuesta a los patrones y arreglos biomórficos.

Aunque entendemos que estos modelos no están vivos, nuestro cerebro los asocia con representaciones de seres vivos, que a menudo aparecen en la naturaleza, el uso de estos patrones y fractales en el diseño se conoce comúnmente como biomimetismo, siendo este un elemento del enfoque general del diseño biofílico.


Existen patrones y directrices que nos ayudan a comprender cómo y qué conlleva aplicar el diseño biofílico, como son naturaleza en el espacio, análogos naturales y naturaleza del espacio.


Apelar a múltiples sentidos tiene más sentido. Para llegar de manera más efectiva a una concepción biofílica, es mejor apuntar a estímulos multisensoriales. El aprovechamiento de los elementos naturales está cada vez más presente en los proyectos, donde la utilización de la luz y ventilación natural y las plantas -como elementos más comunes, aunque no los únicos- generan grandes beneficios tanto saludables como sostenibles. Estos no son los únicos aspectos que los arquitectos debemos tener en cuenta para lograr la máxima optimización en la implementación de diseños biofílicos, es necesario un análisis del contexto para el aprovechamiento de estos recursos, de modo que la presencia e incorporación de los ecosistemas naturales aporten los beneficios esperados.

En odd+ somos conscientes de la importancia de estos factores y desde la arquitectura y el urbanismo somos agentes de cambios. Nuestros diseños no solo son parte de la arquitectura moderna que emplea técnicas innovadoras y automatiza procesos, sino que además conceptualiza la naturaleza y sus procesos como fuente de inspiración para nuestros diseños.


Es importante darse cuenta de que el diseño biofílico es más que una nueva forma o más que la aplicación de una herramienta técnica innovadora. La aplicación exitosa del diseño biofílico depende fundamentalmente de adoptar una nueva conciencia hacia la naturaleza.



<< Mira todos los proyectos que odd+ Architects ha desarrollado >>




Gracias por unirte a nuestra comunidad y como siempre, construye tus sueños.



Otros enlaces relacionados que te pueden interesar:





​Imperia Horizonte

​ Imperia Balance




Keywords arquitectos, arquitectos quito, arquitectos ecuador, estudio de arquitectura, arquitectos ecuatorianos, arquitecto, terrazas verdes, biofilia, sostenibilidad, construcciones ecológicas, odd